You are here
OEM+... 

volkswagen golf rallye & bmw m3 e30

The Wide Rallyart

Volkswagen Golf Rallye & BMW M3 E30

 

La sesión que en esta ocasión nos ocupa muestra a un excelente par que sin duda protagonizaron una gran rivalidad dentro del mundo del rallismo en los últimos años de la década de los 80´s y mediados de los 90´s, lo cual se ve reflejado en el ensanchamiento de la carrocería que de inmediato denota que no se trata de las versiones comunes de ambos autos, dicho ensanchamiento tiene la total influencia del Lancia Delta Integrale que en esos tiempos era el rey absoluto de las carreteras de terracería, este abombamiento estaba logrado con toda la intención de albergar bajo el capó un propulsor totalmente distinto al de las versiones normales, con la firme determinación de lograr un lugar dentro de los primeros lugares de las competencias.

 

 

 

Mientras nos deleitábamos con las cámaras captando a este hermoso par de autos impresionantes, el dueño de ellos; nuestro gran amigo Abdul nos dejó en claro su intención de que un Lancia delta integrale seria excelentemente bienvenido en su cochera. No solamente VW y BMW con sus respectivos modelos tomaron dicha influencia, también el Audi coupé Quattro presenta esta modificación en sus formas, en esta sesión solo faltaría uno de cada uno de estos anteriores mencionados para tener un gran artículo que mostrara la rivalidad dentro de los rallys con una característica en común; el wide body y un motor potente bajo el cofre para poder sobresalir en esas pistas dificultosas y llenas de curvas cerradas, obstáculos y polvo.

 

 

En 1989 fue presentada la versión homologada para Rally del Golf

un modelo que se distinguía del resto por su orientación y tecnología 100% de competencias de Rally

Su objetivo era dar pelea al Audi Coupé Quattro, BMW M3 E30 y Lancia Delta Integrale, modelos que dominaban en esta disciplina. Los cambios estéticos comenzaban con una estampa robusta en las salpicaderas, las defensas integrales al color de la carrocería, y los faros redondos cedieron su lugar a unos rectangulares con doble óptica exclusiva de esta versión.

 

 

Sin embargo, lo verdaderamente interesante fue siempre la parte mecánica. Al motor 1.8L de inyección electrónica se le agregó un compresor denominado G-60, que catapultó la potencia hasta los 165 caballos, acoplado a una transmisión manual de 5 velocidades y a un sistema Syncro de tracción a las cuatro ruedas, que elevó drásticamente la estabilidad y agarre a los niveles necesarios para Rally. Solamente fueron construidas 5 mil unidades en la planta de Bélgica, lo que hace a este Golf muy escaso, e incluso, no es muy popular entre la gente promedio. Sólo un verdadero conocedor sabe que estamos frente a la mejor versión del Golf MK2, tal ves superado por el G60 Limited que ensambló VW Motorsport, que montaba el 16V y del que solo se produjeron 71 unidades… pero esa es otra historia.

 

 

Nadie imaginaba que se trataba del nacimiento de una leyenda

un icono alemán que hoy en día sigue provocando sensaciones

es llamativo a la mirada, pero mucho más a los sentidos del afortunado conductor que comprueba por qué se han ganado innumerables títulos conduciendo un M3. La necesidad de subir las ventas dio origen a un turismo de altas prestaciones, que diera prestigio a su gama media y fuera un campeón en los circuitos. Bajo esa premisa nació el BMW M3, basado en la serie 3 e introducido al mercado en 1986. Nadie imaginaba que se trataba del nacimiento de una leyenda, un icono alemán que hoy en día sigue provocando sensaciones.

 

 

El motor delantero longitudinal de 4 cilindros en línea de 2302 cc de 200 hp a 6750 rpm entrega toda su potencia a las cuatro ruedas. La caja es de 5 velocidades y permite llevarlo de 0 a 100 en 7 segundos, y alcanza una velocidad máxima de 233 km/h, cifras que siguen siendo impresionantes aún en esta época. Su apariencia ensanchada en los pasos de rueda develan sus pretensiones deportivas; el kit aerodinámico es rematado por un alerón funcional que mejora el agarre a altas velocidades. Llevar a cabo esta sesión nos traslado en una especie de máquina del tiempo, con un BMW que se conserva inmaculado, respetando la línea original y sin modificaciones. El día de la sesión fue apreciado por una caravana de Minis y algunos BMW, cuyos conductores de inmediato comenzaron a fotografiar al M3; ¡increíble lo que significan las siglas de Motorsport!

 

 

Más allá de hacer una comparativa

tratando de determinar cuál de ambos autos es mejor o cual ofrece las mejores prestaciones

el objetivo de este artículo es el mostrar como 2 autos con configuraciones diferentes son a la vez tan “similares” por decirlo de alguna manera, la carrocería ancha en los arcos de las ruedas, la rigidez de sus bastidores y suspensiones mejorados respecto a las versiones normales, la potencia de sus motores e inclusive el mercado a quién iban destinados. El desempeño de ambos autos es fantástico, a pesar de que cuentan con algunos años encima se comportan de manera excepcional, en baja definitivamente es mucho más rápido el Rallye, sin embargo sobre la marcha y en velocidad final el M3 es completamente superior en palabras de Abdul, sin duda el hecho de que el Rallye posea el supercargador hace que su respuesta al acelerador sea inmediata, mientras el M3 conforme acelera el torque empieza a notarse traduciéndose en mayor velocidad, aunado a la larga relación de la quinta velocidad de la transmisión que permite sacarle todo el potencial al motor.

 


Definitivamente son autos que fueron concebidos para disfrutarse y exprimirles al máximo, durante nuestra sesión nos percatamos de cómo la gente volteaba a verlos ¡y como no hacerlo! si se trata de la culminación de diseño y potencia de sus respectivas versiones.

 

Related posts